miércoles, 3 de febrero de 2010

Sueño. Emilio Prados

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Alzáronse en el cielo
los nombres confundidos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Nuestros cuerpos quedaron
frente a frente, vacíos.

Te llamé. Me llamaste.
Brotamos como ríos.
Entre nuestros dos cuerpos,
¡qué inolvidable abismo!

8 comentarios:

  1. menos mal que se pusieron de acuerdo con tanta llamada

    mas besos

    ResponderEliminar
  2. vaya la que has soltado

    ResponderEliminar
  3. se puede saber de que trata?

    ResponderEliminar
  4. trata de tu puta madre

    ResponderEliminar
  5. en que libro se encuentra este poema

    ResponderEliminar