sábado, 27 de diciembre de 2008

Autorretrato

Tengo por cabeza
dos zapatos huecos
y un altar con zuecos
es mi corazón.
Ando y mientras ando
los números cantan
y no me levantan
ni dios ni el amor.
Ayer aún soñaba
pájaros sin cuento,
hoy estoy despierto
pues no sé dormir.
Me faltan los dientes
que el tiempo me roba,
soy como una escoba.
Me siento infantil.

Nunca voy a misa,
nunca me confieso,
soy bastante obseso
y algo sexual.
Grito en el silencio,
callo en la algarada,
no me importa nada,
todo me da igual.
Vivo con el pueblo
sobre una escalera
y de esta manera
ya se puede ver
cuál es mi carrera,
cuál es mi talante;
soy un militante
pequeño burgués.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada