miércoles, 24 de diciembre de 2008

Hoy cumplo veinte años

Llegué a tener veintidós años,
largos como espera sin fe.
De pronto comprendí:
nunca hice nada
que valiera la pena. Nunca,
junto a mí, nadie que valiera
la pena.
Nunca cortas caricias
exploraron sobre mi piel.

Sólo frente a mí mismo,
solo en el mundo. Solo.
Hace tiempo que vi
con tristeza indecible
que no era un hombre como todos.
Ahora toca pensar
qué voy a hacer en este mundo
tan raro, tan lejano
Bah. Es lo mismo. Acabaré
chocando contra el muro
o perdido en el fondo
del mar.

Y ya siento que empiezo
a morirme de frío.


(Bilbao, 1969)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada