jueves, 3 de septiembre de 2009

Eternidad segunda. Ángel Crespo

Metí las manos en el agua
para parecerme a las islas.

Por mis dedos pasaba el mar
como el aire por las rendijas.

Por debajo de mis palabras
las sirenas se perseguían.

Cuando quise volver a tierra
ya no estaba la orilla.


Mis poemables en "Tiempo a destiempo"
http://yozuniga.blogspot.com/

4 comentarios:

  1. la orilla se la llevaron los cánticos de sirena

    ResponderEliminar
  2. la orilla es la libertad atisbada y perdida

    ¿cómo sigue la gata?

    ResponderEliminar
  3. Creo que estaba atada a un mástil, Ana, aunque de poco le sirvió.

    ResponderEliminar