viernes, 4 de septiembre de 2009

La flor de Cintia. Mariano José de Larra


No, Cintia, des a Anardo
la linda florecilla
que tienes en tu seno,
mi amor, tan escondida.

No se la des; advierte
que a Anardo si la fías
al punto entre sus manos
verás tu flor perdida.

Que a todas igualmente
la pide, si son lindas,
y luego la deshoja
una tras otra hojita.


Dámela a mí, que el pecho
a nada más aspira
sino a libar su aroma,
dejándola enterita.

Y luego que a mis labios
la toque, bella Cintia,
verás como la vuelvo
intacta florecita.


Mis poemables en "
Tiempo a destiempo"http://yozuniga.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. no sabría yo si fiarme de él por mucho que diga

    ResponderEliminar
  2. Pues yo voy a poner música a esta florecilla, hale.

    ResponderEliminar