jueves, 6 de agosto de 2009

Las naranjas. Batania



Mi olfato no me engaña:
la amistad con una chica
huele a naranjas recién peladas.

En aquel tiempo,
entre partida y partida de cartas,
le dediqué el primer poema
y me hice una paja sonriente

mientras pensaba en ella.

Más tarde,
no sé por qué ni cuándo,
todos los poemas
comenzaron a ser para ella
y todas las pajas para ella
y toda mi mente para ella.

Fue cuando mi olfato empezó a dudar:
aquello se pasaba de naranjas.


Mis poemables en "Tiempo a destiempo"
http://yozuniga.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada