viernes, 24 de julio de 2009

Objetos perdidos. José Antonio Muñoz Rojas

Dónde puede dejarse el alma, dónde?
Dónde dejarse el alma si no hay dónde.
En un lugar de un momento cualquiera
según vamos caminando; en un verso guardada;
en cualquier tarde de éstas caminando;
en una tal vez mirada que nos mira;
en cualquier labio, en una calle cualquiera
de cualquier parte, sin saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada